¿Qué actividades se afectan primero en un deterioro cognitivo?

Un deterioro cognitivo se produce cuando aparece un declive en las funciones cognitivas (atención, percepción, memoria, orientación, lenguaje, comprensión…).

Puede ser debido a alteraciones propias del proceso normal del envejecimiento o, debido a otros factores.

El deterioro cognitivo puede manifestarse inicialmente en diferentes situaciones y formas. Por ejemplo a través de una menor actividad física, un enlentecimiento en la velocidad de procesamiento de la información, una disminución del lenguaje, una pérdida de memoria a corto plazo…

Pero es frecuente que este deterioro se evidencie a la hora de enfrentarse a tareas más «complejas» de la vida diaria como el manejo del dinero, la capacidad de conducir, la habilidad de cocinar…

Los terapeutas ocupacionales, clasifican las Actividades de la Vida Diaria en dos grandes grupos:

Las Actividades Básicas de la Vida Diaria (ABVD):

Son aquellas actividades que engloban las capacidades de autocuidado más elementales y necesarias, que realizamos de forma cotidiana. 

Aquí se incluye la alimentación, la higiene personal, el vestido, el control de esfínteres, la movilidad…

Con el Índice de Barthel se realiza una valoración de la autonomía del paciente en estas Actividades Básicas de la Vida Diaria, que pueden estar afectadas por causas físicas o cognitivas.

¿Qué son las Actividades Instrumentales de la vida diaria?

Las Actividades Instrumentales de la Vida Diaria:

Son las que una persona necesita desempeñar, más allá de las destrezas básicas en los cuidados personales, para funcionar independientemente en el hogar y la comunidad.

Actividades instrumentales son por ejemplo usar el teléfono, el transporte, manejar el dinero, administrar la medicación…

La escala de Lawton y Brody mide la capacidad del paciente para estas actividades instrumentales de la vida diaria.

Esta escala nos da una idea de la autonomía que tiene la persona. Permite detectar la afectación de estas tareas más complejas como por ejemplo el uso del transporte público o el cuidado de la casa.

Es habitual, cuando una señora comienza con un proceso de demencia, que los familiares se extrañen porque ya no es capaz de cocinar como antes.

Y es que la preparación de una receta, requiere una gran cantidad de habilidades cognitivas (además de manuales) que pueden verse afectadas en un proceso de demencia.

ejercicios cognitivos

¿Cómo se trabaja desde la Terapia Ocupacional con un paciente con deterioro cognitivo?

Según la definición que establece la American Occupational Therapy Association (AOTA) en 1986:

«Terapia ocupacional (TO) es el uso terapéutico de las actividades de cuidado, trabajo y juego para incrementar la independencia funcional, aumentar el desarrollo y prevenir la incapacidad; puede incluir la adaptación de tareas o del entorno para alcanzar la máxima independencia y para aumentar la calidad de vida.»

Los terapeutas ocupacionales, tras valorar al paciente y sus necesidades, establecen unos objetivos terapéuticos.

Diseñan actividades con el fin de mejorar o mantener la autonomía del paciente y tratar de retrasar el avance del deterioro físico y cognitivo.

Las actividades de terapia ocupacional deben ser significativas, es decir aquellas ocupaciones que una persona hace en su vida cotidiana y que son percibidas como significantes para la persona.

Por ejemplo, en el caso de un paciente que se ha ocupado siempre de la compra y de la cocina, una actividad significativa podría ser practicar ejercicios relacionados con ese tema.

Entre los muchos ejercicios cognitivos que se pueden trabajar con Rehametrics, uno de ellos es la clasificación de alimentos en una cocina virtual.

Nuestro software recrea el entorno natural para la práctica de estas actividades que nos permitan trabajar las funciones ejecutivas de una manera lúdica y estimulante para el paciente.

En este ejercicio de categorización se simula el entorno de una cocina doméstica.

El paciente tiene que colocar los alimentos en los lugares donde corresponda (cajoneras, nevera o despensa).

El ejercicio va aumentando en complejidad, en función del tipo de clasificación, el tiempo de respuesta y con el número de zonas disponibles.

Ejemplo de ejercicio de Rehabilitación Cognitiva mediante una actividad de manejo del dinero

Otro de los ejercicios que podemos trabajar en un paciente con deterioro cognitivo sería el manejo del dinero.

El programa te indica el precio de la compra y te ofrece monedas y billetes.

El paciente tiene que elegir cuánto dinero entregar.

deterioro cognitivo ejercicio

Y posteriormente debe estar atento y comprobar si el cambio es correcto, porque el cajero es «amigo de lo ajeno» y no siempre devuelve correctamente.

Lo mejor es que el programa se puede ir ajustando en complejidad, desde los niveles más sencillos a los más complejos. Por ejemplo incluyendo decimales o no, aumentando o disminuyendo el tiempo de respuesta disponible.

deterioro cognitivo manejo dinero

El programa se puede personalizar con la moneda del lugar: euro, peso argentino, peso chileno, libra esterlina, lempira hondureño, sol peruano, dólar de Singapur…

Toda la actividad que se realiza en la plataforma Rehametrics queda registrada y se pueden extraer informes que nos darán mucha información para un adecuado seguimiento del paciente.

¿Cómo se puede trabajar con Rehametrics un deterioro cognitivo?

La atención, la memoria de trabajo, la percepción, el lenguaje, las funciones ejecutivas, las actividades de la vida diaria…

En Rehametrics tienes más de 140 ejercicios cognitivos disponibles, que te permitirán trabajar en un entorno gamificado, en forma de juego, para estimular la motivación del paciente y facilitar el seguimiento del tratamiento.

ejercicios cognitivos

En este ejercicio, por ejemplo se le presenta al paciente una lista de alimentos que debe retener para luego buscar si están presentes o no en la nevera o armarios de la cocina virtual.

Puedes diseñar sesiones con diferentes ejercicios y utilizar este software en un entorno clínico o también programar las tareas para que el paciente las realice en su domicilio.

Se puede concretar la duración de la sesión para cada día de la semana y revisar a posteriori cuál ha sido el cumplimiento de las tareas.

De esta manera podemos multiplicar las horas de tratamiento y conseguir mejores resultados en el tratamiento de rehabilitación, además de un ahorro de costes para el servicio.

¿Te animas a probar Rehametrics?

Ir arriba