equilibrio-dinámico

Equilibrio dinámico

Equilibrio dinámico

equilibrio-dinámico

¿Te gustaría probar la tecnología Rehametrics?

Empezamos este nuevo año de 2021 siguiendo con las entradas que describen en más detalle distintas funciones motoras o cognitivas. Esta semana es el turno del equilibrio dinámico. Como en otras ocasiones, empezaremos esta entrada con una definición, lo que resulta muy útil para entender mejor el tema del que vamos a hablar en general. Así que, ¿qué es el equilibrio dinámico?

Se denomina equilibrio dinámico a la capacidad para mantenerse erguido y estable mientras se realizan movimientos o acciones que requieren el desplazamiento o movimiento de una persona. De esta forma, cada vez que damos un paso en cualquier dirección, estamos poniendo a prueba este tipo de equilibrio. Y, por supuesto, la capacidad de andar requiere de un uso continuo del mismo. Es por este motivo que cualquier trastorno o patología que afecte a este tipo de equilibrio tendrá una gran repercusión sobre nuestra autonomía. Además, un buen equilibrio dinámico permitirá a la persona moverse por su entorno de una manera segura, sin colisionar con otros objetos o personas y, por supuesto, sin caerse. Sin un buen equilibrio dinámico es difícil mantenerse activo físicamente lo cual, como sabemos, tendrá un efecto perjudicial directo en nuestra salud.

Diferencias entre equilibrio dinámico y estático

Las diferencias entre equilibrio dinámico y estático son fáciles de explicar. El primero, como vimos en el párrafo anterior, involucra el movimiento de la persona por su entorno. Por lo contrario, el equilibrio estático se refiere a la capacidad de una persona de mantenerse erguido y estable sin realizar desplazamientos de su cuerpo. Es decir, el equilibrio estático supone la capacidad de mantenerse en pie de forma controlada sin realizar movimientos del cuerpo. Ambos son importantes y necesarios para conseguir una mayor autonomía al realizar las actividades de la vida diaria. Además, el equilibrio estático es fundamental para conseguir un buen equilibrio dinámico. En cierta forma se puede ver que el equilibrio estático forma los “fundamentos” del equilibrio de una persona. Difícilmente se podrá realizar movimientos más complejos alrededor del entorno o participar en actividades físicas si lo más básico está afectado.

Es por este motivo que ambos deben abordarse -a su debido tiempo- durante el proceso de rehabilitación. Además, ambos tipos de equilibrio son necesarios para andar (uno de los principales objetivos de muchos pacientes y de sus familias) por lo que podríamos decir que, sin equilibrio estático, la persona podrá realizar muy pocas actividades en su vida diaria.

Ejercicios de equilibrio dinámico

Existen varios tipos de ejercicios de equilibrio dinámico. El objetivo de la gran mayoría de ellos es trabajar la coordinación entre los movimientos realizados y fortalecer la musculatura que deberá resistir la transferencia de peso durante dichos movimientos. De esta forma, normalmente se trabajará en tres pasos: mejora del equilibrio estático, mejora de la coordinación al realizar pequeños desplazamientos del centro de gravedad del paciente y mejora de la coordinación y fortalecimiento al realizar mayores y más rápidos desplazamientos del centro de gravedad del paciente. Algunos ejemplos:

Ejercicios de alcances con las manos: piden al paciente que estire las manos para coger objetos que están a su alrededor sin moverse de la ubicación inicial.

Tareas de coordinación: mover de forma coordinada manos y pies.

Tareas de equilibrio monopodal: el paciente deberá mantener el equilibrio estando sobre un solo pie.

Ejercicios de alcances con los pies: este tipo de ejercicio pide al paciente que pise objetos que están a su alrededor moviendo solo un pie de la ubicación inicial.

Tareas de pasos: en esta actividad, el paciente deberá de dar uno o más pasos a su alrededor.

Afortunadamente, Rehametrics cuenta con más de 35 ejercicios para trabajar estas tareas.

Diagnóstico y mejora del equilibrio dinámico

Hay varias pruebas que se usan para el diagnóstico y para determinar una mejora del equilibrio dinámico. En general, los profesionales de la rehabilitación utilizan pruebas funcionales para evaluar el estado del paciente a nivel del equilibrio estático, dinámico y de la movilidad. Estas pruebas estandarizadas sirven para dar una medida más objetiva a los profesionales de la rehabilitación sobre el estado de los pacientes que están tratando. Algunos ejemplos de las principales pruebas usadas son:

Test de Romberg: determina si el paciente puede mantener el equilibrio estático.

Escala de equilibrio de Berg: mide las habilidades relacionadas con el equilibrio estático y dinámico mediante la realización de tareas funcionales. Esta es la prueba de valoración más utilizada para evaluar el equilibrio después de un ictus.

Prueba del Timed Up and Go: evalúa la capacidad de mantener el equilibrio dinámico y la movilidad de la persona.

Rehametrics genera medidas cuantitativas sobre el desplazamiento del centro de gravedad, el número de pasos completados (incluyendo el tiempo que se tarda en dar el paso) y el alto y ancho de media de los pasos del paciente. Además, todas estas medidas se tomarán mientras se completan los ejercicios previamente pautados por el terapeuta.

Ir arriba